EditorialUnidad y Respeto: Las dos grandes urgencias

Nunca antes en la historia reciente de nuestro país habíamos sido testigos de tal cantidad de movilizaciones de protesta, de tanta agitación en las redes sociales, de tantas confrontaciones verbales y físicas, de tanta violencia desatada, tanta polarización. ¿Son violentos y destructivos todos los manifestantes? No. ¿Son violentos todos los policías? No. ¿Es malo que la gente se manifieste y exprese que no está de acuerdo? No. ¿Se debe respetar la vida de todos, cualquiera...

Nunca antes en la historia reciente de nuestro país habíamos sido testigos de tal cantidad de movilizaciones de protesta, de tanta agitación en las redes sociales, de tantas confrontaciones verbales y físicas, de tanta violencia desatada, tanta polarización.

¿Son violentos y destructivos todos los manifestantes? No.

¿Son violentos todos los policías? No.

¿Es malo que la gente se manifieste y exprese que no está de acuerdo? No.

¿Se debe respetar la vida de todos, cualquiera sea el bando en el que se encuentren? Sí.

¿Tenemos que estar todos de acuerdo en absolutamente todo? No.

¿Podemos convivir en paz aún teniendo diferencias? ¡Claro que sí!

Ese es el secreto de la democracia y de la civilización: vivir juntos, convivir en paz, aunque tengamos diferencias.

No es posible que una democracia funcione si su exigencia es que todo el mundo piense lo mismo y actúe de la misma manera. La imposición de una sola idea del mundo es propia de las dictaduras. En la democracia conviven los diferentes, pueden expresarse con libertad. No es posible construir una civilización

sin respetar la diferencia, no es posible construir paz si no somos capaces de gestionar aquello que nos separa. Los abuelos, esos que construyeron el Espíritu Jericoano, hicieron del respeto su bandera. A ellos hay que aprenderles.

Nunca fue más pertinente el contenido de un grafiti que se difundió por las redes sociales en días pasados.

Alguien muy sabio escribió en una pared: “para llevarse bien no se necesitan las mismas ideas, se necesita el mismo respeto”. ¡Y así es!

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved