Respeto a la memoriaJosé Restrepo Jaramillo, el escritor de Jericó para el mundo

Fue un intelectual de gran reconocimiento y una imagen fulgurante en el olimpo de los escritores colombianos de la primera mitad del siglo XX. Tuvo una vida corta, pues nació en Jericó en 1896 y murió en Medellín en 1945. Falleció a los cuarenta y ocho años por una intempestiva hemorragia intestinal, cuando se aprestaba a ocupar el cargo de secretario general de la embajada de Colombia en España. El Centro de Historia de Jericó...

Fue un intelectual de gran reconocimiento y una imagen fulgurante en el olimpo de los escritores colombianos de la primera mitad del siglo XX. Tuvo una vida corta, pues nació en Jericó en 1896 y murió en Medellín en 1945. Falleció a los cuarenta y ocho años por una intempestiva hemorragia intestinal, cuando se aprestaba a ocupar el cargo de secretario general de la embajada de Colombia en España. El Centro de Historia de Jericó recoge abundante información brindada por los más importantes medios del país con la noticia de su muerte inesperada.

La editorial de la Universidad EAFIT publicó en el año 2016 un libro del profesor Jairo Morales Henao que rescata la figura de José Restrepo Jaramillo y en el que sustenta lo que significó para la renovación de la narrativa colombiana en el siglo XX.

Se trata de un acto de justicia, pues explica que “la fama es caprichosa y en buena medida elige al azar a sus preferidos”. La memoria de este intelectual no es reconocida “en una medida en todo caso correspondiente con los logros de su trabajo”.

Novelista y cuentista con producciones destacadas, fue una especie de víctima de la gran explosión literaria que significó La vorágine en su tiempo, de la misma manera que una generación de escritores colombianos notables fue invisibilizada por el boom de Cien años de soledad.

Los analistas e investigadores coinciden en reconocer que La novela de los tres, su primera publicación en 1926, rompe todos los esquemas de la novela conocida hasta ese entonces. Es una obra experimental que “se concentra en el propio acto de la escritura”.

Una demostración del impacto y resonancia de este experimento literario es el hecho de que la investigadora norteamericana Connie Miller Green no solo incluyó un análisis de este texto en su tesis doctoral: In the Vanguard: The Colombian Novel Between the Wars, sino que publicó posteriormente un artículo: “An Early Freudian Experiment”, en el que profundiza alrededor de su significado como novela psicológica.

Son también obras suyas las novelas David, hijo de Palestina, Dinero para los peces, Un día de consulado, Mi amigo Sabas Pocahontas y Ventarrón. No menos trascendental es su obra cuentística. Se destacan “Cinco minutos de castidad(que se ha incluido en varias antologías colombianas y antioqueñas del cuento), “Primer viernes”, “Colinas florecidas de niños”, “Visión de octubre”, entre otros.

Aún por encima de su reconocimiento y brillo, fue un hombre sencillo, imbuido de eso que llamamos el Espíritu Jericoano. En una entrevista que le hizo El Gráfico en su edición número 802, el 2 de octubre de 1926, expresaba que no había en él ningún abolengo, hacía referencia a Jericó como un pueblecito sobre el dorso de la cordillera andina, y a que era hijo de sencillos y maravillosos padres trabajadores. Destaca que “solo recuerdo que, en un viejo árbol genealógico de mi casa, aparezco como quinto o sexto nieto de don José Félix Restrepo, hombre notorio en Antioquia y en Colombia. Pero, le aseguro a usted que poco me preocupa mi ascendencia y menos, muchísimo menos mi descendencia”

Es bien sabido que don José Félix de Restrepo y Vélez (1760-1832) fue un destacado prócer de la independencia, abogado neogranadino nacido en Envigado que alcanzó a ser presidente del Congreso Colombiano y ministro de educación de nuestro país.

Un hombre extraordinario del que también nos sentimos muy orgullosos.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved