EditorialEspíritu navideño, espíritu jericoano

La Navidad aquí en Jericó o en cualquier lugar del mundo es definida como una celebración de amor. Uno de los villancicos más lindos que se escucha por estas fechas en todos los idiomas se llama Noche de paz. Esta festividad siempre se celebra en el último mes del año, su evento central es el 24 de diciembre, siete días antes de que se acabe el año. Por eso también es tiempo de reflexión. A...

La Navidad aquí en Jericó o en cualquier lugar del mundo es definida como una celebración de amor. Uno de los villancicos más lindos que se escucha por estas fechas en todos los idiomas se llama Noche de paz. Esta festividad siempre se celebra en el último mes del año, su evento central es el 24 de diciembre, siete días antes de que se acabe el año. Por eso también es tiempo de reflexión.

A lo largo de estos años hemos venido descubriendo la enorme cercanía que existe entre los valores propios del espíritu jericoano y los valores que se despliegan en la Navidad: el respeto, la tolerancia, el buen trato, la familiaridad. Hemos leído aquí, en Aldea de Piedras, artículos y relatos que reflejan ese espíritu y que son historias propias de esta tierra. Es de destacar, por ejemplo, el matrimonio entre un inmigrante judío y una jericoana cristiana, y las lecciones bellísimas que deja esa historia de amor.

El espíritu jericoano sabe gestionar las diferencias, porque entiende precisamente que no todos pensamos o actuamos igual. De allí que el respeto sea su virtud más destacada. No importa que seamos de partidos políticos diferentes, que tengamos religiones distintas, que a unos no nos guste lo que piensan otros, que discrepemos en las formas de crianza o que estemos disconformes por cómo alguien mueve el azadón. Nadie obliga a su vecino a que piense como él o que tenga los mismos gustos. El respeto por la diferencia se impone.

Tal vez por eso sorprende que haya personas en veredas alejadas que renuncien a ese espíritu jericoano, que renuncien al espíritu navideño, y que pretendan con insultos y maltratos, con acciones de fuerza, imponer su voluntad. Todo lo que hemos aprendido aquí de este espíritu constituye para nosotros una lección de vida. Es por ello que insistimos en trabajar para lograr los sueños compartidos. Con las manos en nuestro corazón, les deseamos a todos y a todas una feliz Navidad y un Año Nuevo lleno de logros y oportunidades.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved