Aliados para el desarrollo5 CASOS PARA EL ÉXITO EMPRESARIAL

En noviembre de 2019 se lanzó el programa de encadenamiento productivo con un grupo de cuarenta empresarios que asumie­ron el reto de mejorar capacidades que les permitieran aumentar ventas, disminuir costos de producción y alcanzar mejores estándares. Más adelante, en marzo de 2020, un grupo de veinte empresarios más, impulsados por los resultados del primer grupo, iniciaron este camino. En los primeros cuatro meses de duración del programa, los empresarios recibieron acompañamiento individual y diferenciado...

En noviembre de 2019 se lanzó el programa de encadenamiento productivo con un grupo de cuarenta empresarios que asumie­ron el reto de mejorar capacidades que les permitieran aumentar ventas, disminuir costos de producción y alcanzar mejores estándares. Más adelante, en marzo de 2020, un grupo de veinte empresarios más, impulsados por los resultados del primer grupo, iniciaron este camino.

En los primeros cuatro meses de duración del programa, los empresarios recibieron acompañamiento individual y diferenciado y trazaron planes de acción que les permitieron mejorar sus niveles de productividad. Sin embargo, con la llegada de la pandemia, su realidad cambió y puso a prueba su resiliencia y fortaleza. Rápidamente, se modificó el alcance del programa para ajustarlo al cumplimiento de protocolos de bioseguridad, ventas digitales, estrategia de venta a consumidores locales y unión entre comerciantes para la oferta de kits y anchetas.

Hoy, el programa puede presentar con orgullo cinco casos de éxito, dignos de réplica y con los cuales queda demostrada su funcionalidad. Empresarios como Elba Peláez, Edilia Hernández, Fabiola Muñoz, Adria­na Hincapié y Edgar Criollo, gracias al acompañamiento del programa y al empeño propio para cerrar las brechas identificadas en el proceso, muestran sus empresas con mejoras.

Elba Peláez, propietaria de Café de Antaño, tuvo un muy buen compor­tamiento en la apertura de la promoción y venta de su producto a través de redes sociales. Esta empresaria venció las barreras que le impedían incursionar en estrategias tecnológicas, y gracias a esto llegó a clientes de lugares lejanos y se posicionó en los canales digitales.

Edilia Hernández y un grupo de cuatro mujeres más, dueñas de la em­presa Aromas Jericó, que produce geles antibacteriales y jabones líquidos y en barra, pasaron de ser empresarias informales a obtener registro mercantil, lo cual les permitió acceder al permiso de la Dirección Nacional de Estupefacientes para comprar de manera formal los químicos que necesitan en la elaboración de los productos. De igual manera, ellas mejoraron su proceso de costos de producción y elaboraron las fichas técnicas de los productos, implementaron los protocolos de bioseguridad exigidos, empezaron a promocionar sus productos en canales digitales y modificaron sus etiquetas para mejorar la imagen de su marca.

Gracias a este excelente desempeño recibirán, de parte de Minera de Cobre Quebradona, el acompañamiento para realizar las gestiones ne­cesarias ante el INVIMA y obtener así su registro sanitario.

Fabiola Muñoz y su esposo, propietarios de la empresa Confecciones Renacer, asumieron el reto de la formalización. Ellos diseñaron e imple­mentaron la planta de producción, de acuerdo con las recomendacio­nes que se les dieron, y lograron un encadenamiento productivo con la empresa Estampados Marín, lo que les permitió convertirse en provee­dores de Minera de Cobre Quebradona y ejecutar un contrato bajo los estándares exigidos.

Adriana Hincapié y su esposo son propietarios de la empresa Las 3C Talabartería, y hoy pueden contar con un taller de producción propio. Esta es una de las unidades productivas que más cerró brechas durante el programa de encadenamiento productivo, ya que mejoraron la exhi­bición de los productos y aprendieron a manejar de manera exitosa el canal de venta digital.

Edgar Criollo, propietario de la empresa Golem Burger & Music, es el empresario con mejor desempeño en el uso del canal de promoción di­gital. Su creatividad en la publicación de piezas publicitarias lo ha llevado a aumentar la cantidad de seguidores, y hoy es un referente en Jericó para la comercialización virtual. Este empresario incursionó también en un nuevo nicho de mercado: la panadería, y empezó a innovar con la producción de panes de chocolate, de jamón y de queso, así como de otros productos derivados, que han tenido muy buena aceptación por parte de los consumidores.

El programa de encadenamiento productivo continúa con mucha más fuerza, ya que estos casos de éxito nos hacen creer una vez más en las grandes oportunidades que tiene Jericó, en la resiliencia y pujanza de su gente y en que todos cabemos en el territorio. Prueba de esto último es el hecho de que se pueden fortalecer vocaciones productivas propias de la población, a la vez que se encuentran nuevas líneas de acción enfocadas en los cambios que presenta el mercado.

Esto nos demuestra que la minería con propósito es plenamente posible, viable y tiene futuro.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2018 © All Rights Reserved