Respeto a la memoria171 años del Espíritu Jericoano

A lo largo de estos últimos años nos hemos acostumbrado a hacer reseñas sobre la historia de nuestro municipio, destacando personalidades y hechos que marcaron lo que representa hoy nuestra cultura. De hecho, la denominación de esta publicación como Aldea de Piedras resalta ese primer nombre que identificó el territorio en el que vivimos, según se relata en los archivos históricos y se consigna en la Cámara Provincial de Antioquia el 28 de septiembre de...

A lo largo de estos últimos años nos hemos acostumbrado a hacer reseñas sobre la historia de nuestro municipio, destacando personalidades y hechos que marcaron lo que representa hoy nuestra cultura. De hecho, la denominación de esta publicación como Aldea de Piedras resalta ese primer nombre que identificó el territorio en el que vivimos, según se relata en los archivos históricos y se consigna en la Cámara Provincial de Antioquia el 28 de septiembre de 1846. Los primeros colonos, que se instalaron en lo que llamaron “Roblecabildo” (ahora Palocabildo) trasladaron luego sus viviendas al lugar en el que hoy se erige nuestro municipio.

Se han hecho homenajes y reconocimientos siempre a don Santiago Santamaría y Bermúdez de Castro, un prohombre de la antioqueñidad, pues fue él quien con su tesón y empeño logró que se vinieran a estas tierras colonos provenientes de Amagá, Fredonia, Caldas, Envigado, Rionegro, Medellín y otros pueblos de Antioquia, para levantar aquí su propia historia.

El Espíritu Jericoano

 Hemos hecho de manera recurrente reflexiones sobre eso que nos identifica, lo que significa nuestra huella, lo que nos distingue como comunidad, y hemos hablado del Espíritu Jericoano como la esencia de esa identidad. Se trata de un sentimiento que nos acompaña y que se nutre de aspectos tales como la “bonhomía” que, según la Academia de la Lengua, se refiere a la amabilidad, la bondad, la honradez, y la sencillez. También el Espíritu Jericoano nos hace cordiales. A nadie tratamos como extraño. Somos gente de paz, de conversar para solucionar nuestras diferencias. Creemos en el futuro, nos gustan los cambios, nos gusta avanzar.

Hechos de avance y desarrollo

Los inicios del siglo XX son emblemáticos. Para el año 1900 Jericó apenas era un pueblo joven, muy joven, de escasos cuarenta y cuatro años. Entonces, de la mano del padre Nicolás Ramón Cadavid y de los jericoanos que lo acompañaron en sus iniciativas poderosas, sus propuestas avanzadas, sus logros indiscutibles, fuimos tejiendo unos hitos que son hoy no solo nuestra inspiración, sino también nuestro orgullo:

1.En 1902 se funda El Banco de Jericó, un logro en el que el padre Cadavid fue acompañado por don Aureliano Jaramillo y que tuvo que atravesar múltiples escollos, pues el ministro del Tesoro de esa época había suspendido la creación de nuevos establecimientos bancarios. Los archivos se perdieron y ha sido muy difícil lograr reconstruir la historia, pero el banco desapareció en la década del 30 del siglo pasado.

2.En 1903 fue en Jericó en donde se constituyó la quinta planta textilera de Colombia y la primera de Antioquia: la Compañía de Tejidos de Jericó (Coltejer), que alcanzó a tener veintiún telares y más de cincuenta empleados, fundamentalmente mujeres. Esta compañía fue el germen de la industria textilera antioqueña. Luego de la muerte del padre Cadavid, en 1916, la empresa es trasladada a Medellín desde donde empezó a operar hasta convertirse en una de las empresas emblemáticas de la industria del departamento.

3.En 1906 se instala en Jericó la del departamento, luego establecida como Compañía Eléctrica de Jericó, un hecho de gran trascendencia. Debe destacarse que el alumbrado público con faroles se había instituido en Jericó apenas trece años antes, en 1893, lo que demuestra que en un corto lapso logró cumplirse el gran salto. Es verdaderamente emocionante leer en los anales históricos de Jericó el momento en el que el padre Cadavid, acompañado de sus feligreses, entra a la iglesia y activa el interruptor que ilumina no solo el recinto sagrado, sino que también entrega la luz eléctrica al municipio.

4.Jericó fue capital del departamento. Como consecuencia de una reestructuración del mapa político del país, planteada por el entonces presidente de la república don Rafael Reyes, Jericó fue capital del departamento entre 1908 y 1910. Su primer gobernador fue el doctor Nicanor Restrepo Giraldo, quien es una presencia emblemática de la familia Restrepo, de gran influencia en la historia de Antioquia.

Superar los obstáculos

Pero si alguna lección se desprende de todo lo que significa esa épica transformadora del espíritu jericoano es también la de reunir el valor, la constancia y la persistencia para alcanzar los objetivos.

Logros como los enunciados también contaron con la oposición de algunos sectores que se negaban a entender el significado y trascendencia de estas iniciativas. Hubo quienes dijeron, por ejemplo, que el padre Cadavid estaba más entregado a las obras materiales que a las espirituales, y se mofaban de él diciendo que era un “pastor de vacas”.

Aunque los insultos y las descalificaciones alcanzaron a impactar a este pionero y la injusticia de los ataques melló en su salud, las lecciones impartidas se convirtieron en una impronta del ser jericoano y es por ello que brillan esa y muchas otras en la historia de nuestro municipio.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved