Aliados para el desarrollo‘Papá’, una palabra que se escribe con ejemplo

“Para ser papá, hay que empezar por dar un buen ejemplo” John Fredy Ramírez Vázquez Desde el momento en que se convirtió en padre hace 16 años, John supo que tenía un nuevo propósito: sacar adelante a su pequeña María Antonia, quien con el paso del tiempo se convirtió en su fuente de inspiración. Cada jornada laboral, John pensaba en los sueños que tenía para ella en el futuro. Trece años después, llegó Milagros, y...
Consejo de Redacción AdP8 meses .22510 min

“Para ser papá, hay que empezar por dar un buen ejemplo”

John Fredy Ramírez Vázquez

Desde el momento en que se convirtió en padre hace 16 años, John supo que tenía un nuevo propósito: sacar adelante a su pequeña María Antonia, quien con el paso del tiempo se convirtió en su fuente de inspiración. Cada jornada laboral, John pensaba en los sueños que tenía para ella en el futuro. Trece años después, llegó Milagros, y al igual que su nombre, fue un verdadero milagro que le mostró una vez más que una de sus misiones en este mundo era cuidar y proteger a sus dos amores. “Lo más importante para mí es poder brindarles una buena calidad de vida y ayudarlas a salir adelante. A través de mi trabajo, puedo hacerlo“, comenta John con un tono pausado al hablar..

Cuando sus hijas se enferman, su vida se detiene por un momento mientras piensa en cómo aliviar el dolor que puedan sentir. “Eso siempre ha sido lo más difícil, ver a mis hijas enfermas, pero debo ser fuerte para verlas aliviadas“, recuerda él, quien ha tenido que enfrentar tratamientos complejos con sus dos hijas en el pasado.

Como padre, se esfuerza por ser un buen ejemplo para sus hijas y también busca brindarles una buena educación, ya que a través de ella podrán abrirse nuevos caminos en la vida. Por eso, John cree que Jericó necesita oportunidades en el futuro, espacios donde los jóvenes puedan trabajar en su municipio y no tengan que irse a la ciudad en busca de empleo. “Deseo que Jericó tenga oportunidades y que mis hijos no tengan que dejar el territorio para encontrar trabajo, como me tocó a mí“, rememora.

“Yo les enseño a ser responsables” 

Robinson Zapata Suárez

Robinson siempre anheló ser padre y la vida le concedió el regalo de tener dos hijos: Jefferson, quien ahora tiene 16 años, y la pequeña María Fernanda, de 6 años. Ambos se convirtieron en algo maravilloso para él, ya que no solo le enseñaron el verdadero significado de ser padre, sino que también transformaron su vida por completo. “Es un cambio total, uno deja de ser desorganizado y la vida realmente cambia“, comenta Robinson. A lo largo de estos años de crianza, ha experimentado momentos gratificantes pero también difíciles, especialmente cuando el trabajo escasea. “Lo más difícil son los períodos en los que no he tenido trabajo para poder proporcionarles lo que necesitan“, asegura.

Hoy en día, sus hijos viven en Jericó y Robinson se esfuerza por inculcarles responsabilidad en diferentes aspectos, tanto en el trabajo como en el hogar, ya que esto les permitirá seguir un buen camino. También busca brindarles una buena educación, ya que a través de ella podrán acceder a mejores oportunidades en el futuro.

Cuando piensa en el futuro de Jericó, no duda en imaginar un municipio con más oportunidades para los jóvenes, con una mayor oferta educativa que incluya más colegios e incluso universidades. Esto significaría que muchos jóvenes, como Jefferson y María Fernanda, no tendrían que considerar abandonar Jericó. “Me gustaría que no tuvieran que irse y que pudieran prepararse en lo que deseen“, expresa con esperanza.

“Ella siempre va a tener un papá que la va a estar aconsejando”

John Edison Rivera Correa

La vida de Edison cambió cuando Milagros llegó hace dos años y medio. Desde ese momento, ella se convirtió en el motor que impulsa a Edison a levantarse cada mañana y salir a trabajar. “Ella me enseñó a ser visionario, a pensar en su futuro“, menciona con gratitud. En ese pensamiento diario, también aparece su esposa, a quien agradece por su compañía y dedicación para que los tres puedan salir adelante como familia. Por eso, cada vez que regresa a casa y a pesar de las responsabilidades propias de su trabajo, organiza su tiempo y busca momentos para compartir con ella, aunque a veces la energía de su pequeña lo deje agotado. “Eso ha sido lo más difícil“, cuenta entre risas.

Además de ser un buen ejemplo para Milagros, Edison quiere enseñarle que el respeto hacia todas las personas es fundamental, al igual que el amor por la familia. También intenta recordarle que los sueños sí se cumplen, pero que requieren perseverancia. “Las cosas que nos ayudan a crecer no son fáciles de hacer“, enfatiza.

Jericó ha experimentado cambios, pero todavía hay aspectos que pueden mejorar. “Me sueño un Jericó con grandes oportunidades a nivel educativo, a nivel empresarial, a nivel de una vida en sociedad, a nivel de inclusión”, menciona Edison, quien desea que su pequeña y otros habitantes de su tierra puedan vivir y quedarse allí. 

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2023 © All Rights Reserved