Opinión“Jericó y el suroeste antioqueño tienen un futuro muy próspero, con o sin minería”

Por: Mateo Correal En medio de las múltiples disputas que se han formado alrededor del proyecto minero en Jericó destaca el hecho de que el miedo y la ignorancia lo infunden desde afuera. Es normal que el ser humano tenga cierta resistencia al cambio, de por sí las cosas nuevas o diferentes hacen que, en cierta medida, se sienta miedo e incertidumbre y es común que esto suceda. Lo que no es normal es encerrarnos...

Por: Mateo Correal

En medio de las múltiples disputas que se han formado alrededor del proyecto minero en Jericó destaca el hecho de que el miedo y la ignorancia lo infunden desde afuera. Es normal que el ser humano tenga cierta resistencia al cambio, de por sí las cosas nuevas o diferentes hacen que, en cierta medida, se sienta miedo e incertidumbre y es común que esto suceda. Lo que no es normal es encerrarnos en una crítica destructiva que no cuenta con argumentos técnicos o científicos, está infundada, como se dijo, en el miedo y la ignorancia. 

Como joven jericoano, habitante de la vereda Palosanto y vecino del Jeque de Palenque Saudita, me di a la tarea de conocer a fondo el proyecto minero. No les miento cuando les digo que vengo escuchando de la minería desde que estaba en quinto de primaria. En ese entonces nos explicaban el porqué sobrevolaban de manera tan constante estos helicópteros con las antenas en el frente; a medida que pasaban los años la información se fue solidificando, siendo más abierta, evidente y de fácil entendimiento. Poco a poco me fui empapando a fondo del tema, conociendo la importancia que esto trae para un territorio como Jericó y para un país como Colombia. 

No nos olvidemos que somos un país con problemas, con diferentes puntos a tratar que finalmente se resuelven con un modelo económico sólido, equitativo e incluyente. La minería es una actividad satanizada a la que finalmente le debemos cerca de un 99% del desarrollo tecnológico actual y de hecho se lo vamos a seguir debiendo siempre. Solo basta con decir que las fuentes de energía renovable necesitan de un montón de minerales que no crecen en los árboles y que una minería bien hecha, sostenible y mancomunada con la comunidad se convierte en desarrollo. Mi visión acerca del proyecto no es fanática, de hecho, he sido muy objetivo al momento de atender a toda la información, y la conclusión es muy sencilla: “las cosas se hacen bien o no se hacen”. 

Es increíble que en medio de esa cantidad de información recolectada por la empresa y otras entidades, aún se continúen los debates sin argumentos de forma agreste. Jericó y el suroeste de Antioquia tienen un futuro muy próspero, con o sin minería. Sin embargo, el proyecto minero abarcaría una mano de obra importante para la zona, los ingresos por regalías serían fundamentales para potenciar las otras actividades que se vienen realizando en la región. Siendo así, todo esto se resume en la siguiente frase “no es lo mismo avanzar con gasolina normal que con extra” y creo que con un proyecto de estándares internacionales, con un equipo profesional caracterizado por el sentido humano y las garantías legales que ofrece el Estado, Quebradona es 100% viable.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved