Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosaUNA COSA ES UNA COSA Y OTRA COSA ES OTRA COSA EL TONITO

Bueno, nadie ha dicho que tenemos que estar de acuerdo en todo. Las sociedades han avanzado a lo largo de la historia, aunque no todos los que las integran estén de acuerdo con las decisiones que se toman. Precisamente, porque se sabe que existen las diferencias fue por lo que se inventó la democracia. En la democracia las gentes opinan de manera diversa, tienen candidatos diversos que piensan también de manera diferente, y cada quien,...

Bueno, nadie ha dicho que tenemos que estar de acuerdo en todo. Las sociedades han avanzado a lo largo de la historia, aunque no todos los que las integran estén de acuerdo con las decisiones que se toman.

Precisamente, porque se sabe que existen las diferencias fue por lo que se inventó la democracia. En la democracia las gentes opinan de manera diversa, tienen candidatos diversos que piensan también de manera diferente, y cada quien, con el mecanismo del voto, expresa con quienes está de acuerdo y con quienes no. Eso es la civilización.

Una sociedad civilizada es aquella que puede tramitar sus diferencias con respeto, pero hay sociedades que no son capaces de hacer bien esta tarea y degeneran en ser sociedades no democráticas, en las que, generalmente, se imponen a la fuerza las ideas y quienes no están de acuerdo sufren persecuciones y violencia: son encarcelados, torturados e incluso desaparecidos. Este tipo de modelos son conocidos como dictaduras, y son en estas en las que más florecen los fanáticos, quienes creen que no existe más que su verdad.

Los abuelos, tan sabios siempre, entendían de una manera muy clara el significado del inicio de la violencia a la hora de tramitar las diferencias. Ellos aceptaban como válido no estar de acuerdo con algo y dejaban que los contradictores se expresaran
libremente. ¿Cuándo se sentía que las diferencias no estaban bien tramitadas?, cuando se utilizaban las palabras inadecuadas, cuando se llegaba al insulto. A eso, los abuelos le decían el tonito. “A mi no me choca que me diga lo que quiera, lo que me choca es el tonito con el que lo dice”, concluían. Los abuelos nos enseñaron que está bien no estar de acuerdo y que lo importante es no olvidar que el respeto debe estar presente en toda conversación.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2018 © All Rights Reserved