OpiniónEl cambio visto como oportunidad

Por Néstor Betancur Sociólogo Relacionamiento Comunitario de Minera de Cobre Quebradona Hace unos años, en mis épocas de estudiante —donde cabe decir que muchos referentes no son tantos y que la teoría no siempre está de la mano de la práctica— poco, por no decir que nada, se me pasaba por la mente que hoy trabajaría en el sector minero, haciendo lo que me gusta, ejerciendo mi profesión y aportando en la construcción del desarrollo...
Por Néstor Betancur
Sociólogo
Relacionamiento Comunitario de Minera de Cobre Quebradona

Hace unos años, en mis épocas de estudiante —donde cabe decir que muchos referentes no son tantos y que la teoría no siempre está de la mano de la práctica— poco, por no decir que nada, se me pasaba por la mente que hoy trabajaría en el sector minero, haciendo lo que me gusta, ejerciendo mi profesión y aportando en la construcción del desarrollo para las comunidades donde crecí y forjé gran parte de mi vida.

Al igual que muchos de mis conocidos, el tiempo de mi infancia y adolescencia transcurrió entre la alegría de la escuela y los paisajes de un pueblo que en su mayoría es rural, caminando potreros, arreando vacas, trepando guamos y saltando quebradas. Siempre hubo algo por hacer y fue nulo el aburrimiento. No transcurrió mucho tiempo antes de que papá me llevara a lo que serían mis primeras cosechas de café. Él me enseñó el valor del trabajo, la constancia y el esfuerzo para lograr lo querido. Aquellas faenas de padre e hijo también me sirvieron para saber que esas hermosas montañas cafeteras no siempre se sienten tan mágicas bajo la lluvia, el pantano, las uñas inconadas y las interminables hordas de mosquitos atraídos por la miel del grano. En algunas vacaciones del colegio lavé carros, guie turistas, cuidé casas y llevé mercados. Siempre fui curioso y bastante inquieto. Tristemente, sentí muy joven que el pueblo se me había quedado pequeño.

Hace también unos años, aún en mi época de estudiante, me di cuenta de lo importante que es el cambio, aunque nos dé miedo. Cambiar para mejorar, para ir más allá, para descubrir, para corregir, para aprender, para crecer, compartir, abrir la puerta a las oportunidades y generar nuevas mentalidades que nos lleven adelante. Hace unos años fue necesario para mí, y para muchos de mi generación, salir del pueblo que me vio crecer para seguir aprendiendo, hacer mi carrera, descubrir el mundo.

En aquel entonces no eran tantas las oportunidades y muchas familias partieron en busca de estas —no ha cambiado mucho ese contexto—. Doce años transcurrieron antes de poder regresar y desarrollar la profesión que con tanto cariño y respeto acojo y profeso. Todo esto no lo escribo con el fin de contarles sobre mi vida, tan solo es otro ejemplo.

El mundo no se detiene y todo en él está en constante transformación: las mentalidades, los procesos, las personas. En el presente tenemos frente a nosotros la oportunidad de construir futuro, uno del que todos podemos sacar provecho. Minera de Cobre Quebradona representa un cambio, y es natural temer frente a lo nuevo. Pero el cambio no siempre significa borrar lo construido, muchas veces es agregar valor a lo existente, diversificar, generar y cultivar capacidades.

Quienes trabajamos desde las diferentes áreas para hacer de este proyecto una realidad, lo hacemos con profesionalismo, pasión y esfuerzo. Es allí, en el valor de lo humano, de la mano del respeto, donde nace el futuro y lo hacemos nuestro.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved