Aliados para el desarrolloAliados para el desarrolloJericó, tierra de café y de ciclismo

Javier Naranjo y Víctor Grisales son dos jericoanos unidos por una sola pasión: la bicicleta. Gracias a ella han tenido la posibilidad de representar el municipio y el departamento en diversos torneos deportivos donde la resistencia, la concentración y el talento se conjugan para dar la pelea en la pista. De sus veintiún años, Víctor ha dedicado ocho al ciclismo, un deporte al que llegó cuando había atravesado por otras disciplinas que, si bien le...
Consejo de Redacción AdP2 años .48510 min

Javier Naranjo y Víctor Grisales son dos jericoanos unidos por una sola pasión: la bicicleta. Gracias a ella han tenido la posibilidad de representar el municipio y el departamento en diversos torneos deportivos donde la resistencia, la concentración y el talento se conjugan para dar la pelea en la pista.

De sus veintiún años, Víctor ha dedicado ocho al ciclismo, un deporte al que llegó cuando había atravesado por otras disciplinas que, si bien le gustaban, no cumplían con sus expectativas. Gracias al consejo de un compañero decidió darle la oportunidad a la bicicleta, y así fue que comenzó a entrenar: “me metí con una bicicletica malita que tenía, y ahí fui aprendiendo y enamorándome más de este deporte, hasta que me quedé totalmente”, relata Víctor. Sin embargo, después de ese flechazo con el ciclismo tuvo una serie de desencantos que lo mantuvieron inactivo por un par de meses, hasta que, por recomendación de una amiga, comenzó a entrenar Cross Country, una modalidad de ciclismo de montaña en la que la pista se compone de subidas, bajadas y tramos planos que deben correrse a gran velocidad. “En 2016 tuve mi primera carrera y me fue muy mal, me sacaron de la competencia, pero quedé muy contento, así que decidí ponerme a entrenar”, asegura Víctor, quien decidió prepararse juiciosamente para convertirse en uno de los mejores: un objetivo que poco a poco ha ido alcanzando.

Después de competir en torneos locales, regionales y departamentales, Víctor ganó un cupo en la Selección Antioquia de Cross Country para participar en los torneos nacionales, que se realizaron recientemente en Manizales; sin embargo, las condiciones climáticas y una falla en su bicicleta hicieron que se retirara prematuramente del torneo. “Fue una experiencia muy bonita, es la primera vez que voy a los nacionales, además fui con la Liga de Ciclismo de Antioquia”, resalta este joven que alterna sus jornadas entre las bicicletas, el taller donde trabaja y las clases en la Universidad de Antioquia, donde cursa Ingeniería Ambiental.

Víctor sabe que el talento debe venir acompañado siempre de la disciplina, por eso todos los días entrena al menos dos horas, en las que se enfoca en mejorar aquellas falencias que pueden poner en riesgo una carrera: “Esto es de mucha disciplina, yo descanso una vez a la semana, pero si hay una competencia cerca no se puede”, cuenta. Por otro lado, además de pedalear por sus objetivos, él disfruta la adrenalina que siente durante cada circuito: “Uno necesita mucha concentración, cuando compito voy siempre con el corazón a 180”, menciona entre risas.

Al igual que Víctor, Javier Naranjo está enamorado del ciclismo, una disciplina a la que llegó para tratar su salud después de un accidente: “Todos los deportes de impacto me los prohibieron, solo podía elegir entre ciclismo o natación, y a mí el ciclismo siempre me ha llamado la atención, he sido un aficionado, entonces empecé muy lentamente. Lo empecé como terapia y hoy tiene mi dedicación”, cuenta Javier.

Su dedicación hacía la bicicleta comenzó hace siete años, y él poco a poco fue ganando terreno en la disciplina, al punto de que hoy sus colegas lo conocen como “Jericó”, un sobrenombre que él disfruta porque habla de su esencia, de su tierra y sus montañas.

Javier sabe que el ciclismo es una disciplina exigente, que requiere de mucho compromiso, especialmente con los entrenamientos y la alimentación, porque ahí está el secreto de un competidor integral. “Entreno cinco horas diarias, seis días a la semana. En ocasiones hay actividades que se deben hacer para complementar el entrenamiento, además mantener el peso es fundamental”, resalta este hombre de cuarenta y ocho años y quien desde hace cuatro compite en diferentes carreras por todo el país. Sin embargo, a pesar de las exigencias del deporte, él destaca la posibilidad que le brindan los entrenamientos al aire libre, porque “cuando se va a entrenar siempre se ve algo diferente, la naturaleza; se puede encontrar a alguien, eso hace que los entrenamientos se dinamicen”, resalta.

Si bien el ciclismo le ha dado algunos triunfos importantes, como la clásica Rubén Darío Gómez, el Clásico Aguadas o ser líder durante la Gran Vuelta a Colombia, categoría senior máster, en algunas etapas, lo que Javier definitivamente resalta de este deporte es el equipo humano con el que ha compartido todo este tiempo, pues, como él mismo dice, en sus años de competencia recorriendo todo el país “siempre he conocido personas de calidad, entre competidores y técnicos”. Como buen aficionado al ciclismo, Javier tiene tres nombres claves del ciclismo internacional: el belga Eddy Merckx, el colombiano Lucho Herrera y el italiano Marco Pantani. Ellos, gracias a sus proezas deportivas, han inspirado el trabajo de Javier, y hoy él, gracias a su talento y dedicación, puede emular algunas de sus hazañas.

Este jericoano de pura cepa siempre disfrutó del ciclismo, incluso heredó parte de su talento a su hija, quien durante sus primeros años se convirtió en la primera campeona contrarreloj y ruta del Baby ciclismo, un hecho que enorgullece a Javier. Ese triunfo de su hija lo hace reflexionar sobre la importancia que tiene el deporte en la vida de los jóvenes, pues asegura que este tipo de actividades genera disciplina en los más pequeños, “ayudando a prevenir más que a curar”, finaliza acotando este deportista senior, que próximamente comenzará a competir gracias al patrocinio de Minera de Cobre Quebradona.

Estos dos deportistas llevan con orgullo el sello de Jericó, un municipio que gracias a su geografía y montañas es hoy un referente del ciclismo en el departamento y el país.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2023 © All Rights Reserved