Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosaUNA COSA ES UNA COSA Y OTRA COSA ES OTRA COSA EL ELEFANTE DOMESTICADO

Hay en la colección Cuentos para reflexionar una historia muy aleccionadora. Habla de las razones que le impiden al elefante del circo librarse del amarre que lo ata a un tronco bajo las carpas, aun cuando es un animal tan grande, tan fuerte, tan poderoso. ¿Por qué sigue siempre tercamente amarrado a ese tronco? Al observarlo, se aprecia que no está atado por una cadena irrompible, es sólo una cinta. Es como si el amarre...

Hay en la colección Cuentos para reflexionar una historia muy aleccionadora. Habla de las razones que le impiden al elefante del circo librarse del amarre que lo ata a un tronco bajo las carpas, aun cuando es un animal tan grande, tan fuerte, tan poderoso. ¿Por qué sigue siempre tercamente amarrado a ese tronco? Al observarlo, se aprecia que no está atado por una cadena irrompible, es sólo una cinta. Es como si el amarre fuera solo un símbolo.

La razón es muy sencilla: fue domesticado desde su primera infancia. Siendo apenas un bebé lo ataron al tronco con una cadena que él no era capaz de romper. A él le molestaba, forcejeaba, trataba de soltarse, pero no tenía fuerzas para hacerlo. Impotente, con el pasar del tiempo, “aprendió” que no podía zafarse. Cuando los dueños saben que está convencido ya no necesitan la cadena, simplemente le ponen una cinta, pero el elefante “cree” que esa cinta es también irrompible y ni siquiera lo intenta.

Lo mismo ocurre con muchas personas. Les dicen desde niños que ellos no son capaces de transformar nada, les niegan su creatividad, les insisten en que no sueñen con el futuro, que toda la vida las cosas deben quedarse así como ellos las conocieron, que los cambios son dañinos, y entonces se sumergen en una vida de resignación, como el elefante.

Para empezar a soñar, para construir futuro, para avanzar, primero hay que romper las ideas que nos encadenan al pasado.

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2018 © All Rights Reserved