Aliados para el desarrolloIdentidad Jericó: para que nuestra juventud se fortalezca

La música, la juventud y las ganas de demostrar el talento son esenciales para Identidad Jericó, un proyecto artístico y musical liderado por John Jaime Sánchez, conocido como El Capi, quien desde hace unos meses trabaja de la mano con docentes y psicólogos para consolidar la Banda de Marcha Sergio González Orozco. Niños y jóvenes de diferentes edades hacen parte de este grupo, que recientemente engalanó las festividades navideñas en el municipio, una experiencia que...

La música, la juventud y las ganas de demostrar el talento son esenciales para Identidad Jericó, un proyecto artístico y musical liderado por John Jaime Sánchez, conocido como El Capi, quien desde hace unos meses trabaja de la mano con docentes y psicólogos para consolidar la Banda de Marcha Sergio González Orozco. Niños y jóvenes de diferentes edades hacen parte de este grupo, que recientemente engalanó las festividades navideñas en el municipio, una experiencia que los emociona hasta las lágrimas.

“Este parche es lo mejor”

Uno de los miembros de este grupo es Juan Pablo Cardona, mejor conocido entre sus amigos y músicos como Yuka. Él, a sus veinte años, todavía recuerda cuando a los catorce acompañaba a su primo al grupo que poco a poco lo fue atrayendo. “Cuando lo acompañaba veía a los que tocaban vientos y pensaba, ‘eh, qué bueno sería tocar vientos’, y así me fui motivando hasta que me quedé”, cuenta este joven que tiene pocas palabras, pero que en su mirada refleja su amor por la música. A pesar de que su primo, por motivos de trabajo, tuvo que irse del municipio, él siguió asistiendo a los ensayos, y aunque maneja algo de vientos, se decidió por el redoblante, un instrumento del que disfruta en cada ensayo y presentación.

Sus jornadas de ensayo son fundamentales para perfeccionar su técnica en la percusión, y gracias al apoyo de su familia y, especialmente, de su jefe, quién le brinda las horas para ensayar, Juan Pablo invierte parte de su energía y tiempo para ser el mejor. “Tengo una ventaja, mi patrón es buena gente, él me dice que cuando necesite tiempo para venir a la banda, le diga, que él me lo da”, cuenta este joven, que trabaja como mesero en un reconocido café de Jericó.

Yuka, como es conocido en la banda, sabe que todavía tiene mucho camino por recorrer, por eso no descarta a futuro una preparación académica encaminada al campo musical; pero mientras esto ocurre, planea estudiar algo relacionado con los deportes, otra de sus pasiones.

“De la banda me gusta el compañerismo”

Al igual que Juan Pablo, Valentina Tapias disfruta cada momento en la banda, pues desde que llegó a Jericó tenía como meta hacer parte de esta agrupación que veía durante su infancia cuando visitaba a su abuela. “Yo vivía en Venecia y allá no hay banda municipal, entonces le decía a mi mamá que me gustaría vivir en Jericó para hacer parte del grupo”, recuerda Valentina. Años más tarde tuvo la oportunidad de asentarse en el municipio con su mamá, y al año de estar acá decidió arriesgarse a formar parte de este sueño que tuvo desde niña.

En sus inicios, Valentina tocó la lira, luego hizo parte del protocolo, en donde llevaba la bandera o el gallardete en los desfiles. Después se interesó por los platillos y desde hace aproximadamente tres meses está tocando el saxofón, un instrumento que, desde niña, soñó con interpretar. “Con mis amigas del grupo hablaba sobre el saxofón y me emocionaba al pensar que con Identidad Jericó podría llegar uno nuevo. Cuando supe que llegaban tres, dije de inmediato que yo tocaría uno. Y la verdad ando muy feliz”, cuenta emocionada está joven de dieciocho años.

Valentina tiene alma de artista, pues no solo disfruta la música, sino también la danza, a tal punto de que orientó algunas clases de folclor en el municipio, una labor que compaginó muy bien con su música. Además, en sus ratos libres y de mucho estrés se dedica a dibujar: “cuanto me estreso o me siento triste me gusta dibujar, eso me ayuda muchísimo”, resalta esta joven. Gracias al apoyo de Son Batá y a Identidad Jericó, ella, al igual que sus compañeros, destaca los cambios positivos que ha tenido la banda, ya que, además de los nuevos instrumentos, el acompañamiento sicológico ha hecho que muchos jóvenes reciban consejos para el futuro. “De la banda me gusta el compañerismo, la ayuda, que nos escuchan y tenemos un sicólogo con quien nos desahogamos”, resalta.

Por lo pronto, Valentina tiene múltiples planes para su futuro, como estudiar una técnica en Seguridad Industrial o algo vinculado con los animales, otra de sus pasiones, o tal vez siga explorando el arte, pero desde el diseño gráfico. Sin importar el camino que tome, la música seguirá acompañándola por mucho tiempo.

“El 7 de diciembre toqué con lágrimas en los ojos”

Uno de los miembros más antiguos del grupo es Mateo Giraldo, un joven a quien la música lo cautivó gracias a un regalo de su mamá. “Mi mamá, en un traído, me regaló una batería, y yo con el tambor grande lo usaba como si fuera un bombo. En los desfiles, con la banda mayor, yo salía con ese tambor y lo tocaba sin saber, a lo que fuera, como sonara, no sabía qué estaba tocando, pero con el tiempo fui aprendiendo”, recuerda este joven de veinte años.

Su juventud y carisma lo han llevado a hacer parte de diversos grupos y proyectos en el municipio. Hizo parte del grupo juvenil de la parroquia donde llegó a ser líder, también estuvo en danzas e incluso formó parte de los bomberos voluntarios de Jericó. En cuanto al deporte, Mateo alcanzó a ser una promesa del fútbol, cuando jugó dos partidos profesionales con el Envigado Fútbol Club, hasta que una lesión de rodilla lo dejó fuera de las canchas. Sin embargo, su amor por la música seguía intacto, por eso centró sus esfuerzos en ser el mejor, y hasta el momento ha conseguido cumplir este sueño.

Mateo es conversador, de voz fuerte y contundente, sabe que la mejor manera de mantener a los jóvenes fuera del consumo de sustancias y alcohol es ofrecer actividades lúdicas, deportivas y educativas para que ocupen su tiempo. Es por eso que él siempre aprovecha las oportunidades que se le presentan, así sean trabajos que requieran de mucha fuerza, como las labores del campo. “Hace un tiempo me dio el arrebato por irme a trabajar al campo, voleando azadón. Es una actividad muy dura, porque se está bajo el sol, la lluvia y el frío todos los días. Me levantaba a las 4:00 a.m. y llegaba a casa a las 6:30 p.m. Duré un mes y ese mes no asistí a la banda”, recuerda Mateo, quien cuando se reintegró vio nuevas cosas con las que tenía que ponerse al día, como el pentagrama. “Nunca me había tocado leer partituras, pero me tocó aprender. Ese mes extrañé a mis profesores, porque ellos se han convertido en grandes amigos”, cuenta.

Todo este esfuerzo finalmente dio sus frutos el pasado 7 de diciembre, cuando la Banda de Marcha Sergio González Orozco se presentó en el parque principal de Jericó para celebrar el día de las velitas, una jornada que destacó el talento jericoano. “Mientras me estaba poniendo el uniforme nuevo y veía el viejo, sinceramente pensaba que habíamos dando un gran paso. Cuando me tocó dar la entrada y ver toda la gente que nos rodeaba en el parque, toqué con lágrimas en los ojos, porque sentí una enorme satisfacción al ver que tenía un instrumento que valía la pena”, recuerda Mateo con entusiasmo, y resalta que “ese día rompimos con muchos estereotipos, que nos ataban a ser la misma banda de siempre. Ahora estamos demostrando que podemos ser una banda de excelente nivel”.

Juan Pablo, Valentina y Mateo son solo tres de los talentos que hacen parte de la Banda de Marcha Sergio González Orozco, un proyecto que paulatinamente se ha ido consolidando en Jericó y que gracias a Son Batá e Identidad Jericó centra sus esfuerzos en ser un espacio de creación para la juventud del municipio.

 

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2018 © All Rights Reserved