Respeto a la memoriaMUJERES QUE HACEN HISTORIA EN JERICÓ

Cada día, miles de mujeres en todo el mundo, desde sus labores cotidianas, tratan de impulsar un cambio signi­ficativo para sus familias, amigos y comunidad. Algunas de ellas se encuentran en Jericó, tierra en donde la pujanza se escribe con mayúscula y es capaz de mantenerse firme ante la adversidad. Algunas de ellas son Bertha Tobón y Sara Moncada, dos ejemplos de ese tesón que hace la diferencia. Bertha es amable y siempre dibuja una...

Cada día, miles de mujeres en todo el mundo, desde sus labores cotidianas, tratan de impulsar un cambio signi­ficativo para sus familias, amigos y comunidad. Algunas de ellas se encuentran en Jericó, tierra en donde la pujanza se escribe con mayúscula y es capaz de mantenerse firme ante la adversidad. Algunas de ellas son Bertha Tobón y Sara Moncada, dos ejemplos de ese tesón que hace la diferencia.

Bertha es amable y siempre dibuja una sonrisa cuando habla. “Fui la primera integrante de una familia campesina, luchadora, trabajadora”, recuerda con nostalgia. Si bien comenzó la prima­ria a sus diez años de edad, las ganas de aprender y el amor al estudio la llevaron a culminar esta etapa en tres años, pues, como ella misma menciona, “jugábamos a la escuelita con los hijos del patrón”. Tiempo después cursó algunos grados en la Normal, pero su padre la sacó para que ayudara, porque ella era la mayor y debía colaborar en casa. Jamás se quejó, y aunque en su momento no entendía el porqué de tantas labores, el paso del tiempo le dio la respuesta. “Hoy me arrodillo y digo: gracias papá por enseñarme a labrar la tierra, a enseñarme cosas, en­tre esas a ser muy legal con el empleo, porque el empleo te da calidad de vida”, cuenta Bertha, que a sus cincuenta y dos años es madre de tres hijos que ha sacado adelante sola.

Poco a poco, sus tareas en el campo la llevaron a trabajar en casas de familia, luego a hacer trabajos domésticos en locales, oficinas y cafés que requirieran de sus servicios. Para ese en­tonces llegó a cumplir tres turnos diarios, con los que llevaba el sustento a casa, y en las noches, cuando algunos se disponen a descansar, ella se propuso terminar su bachillerato en el Noc­turno, una meta que tenía pendiente desde su juventud. Fue así que en 2006 cumplió este sueño. “Me dieron mención de honor y eso me hizo muy feliz”, recuerda Bertha.

Gracias a su trabajo y tenacidad, Bertha ahora labora en Empresas Públicas de Jericó barriendo las calles y recorriendo los rincones de su amado municipio. Este empleo le ha permitido brindarle a sus hijos un mejor futuro. “Hoy existen más oportunidades para salir adelante, por eso quisiera que mis hijos tuvieran una vida mejor a la que yo tuve”, asegura esta mujer, que cuida a su familia como un tesoro, porque, como complementa, “una persona se forma con las bases que se dan en el hogar”.

Siempre agradece a Dios por todo lo que ha recibido, nunca ha dudado en brindar su apoyo cuando se le requiere, y, a cam­bio, solo espera una sonrisa. “El gesto más especial que puedo ver en una persona es su sonrisa, que se le noten las arrugas, porque esas sonrisas vienen desde el corazón”, asegura Bertha, quien hoy sueña con tener un terreno propio para regresar a ese campo que la vio crecer. “Yo quisiera una tierrita para tener mis flores, mis verduras y para poderla trabajar”, finaliza.

Otra mujer que pone todo el empeño para que su municipio sea reconocido en todo Colombia, y por qué no en el mundo entero, es Sara Moncada Correa, una joven de dieciséis años, que desde hace unos cinco años se dejó atrapar por el ajedrez. “De niña pasé por muchos deportes: baloncesto, clases de ballet, natación, gimnasia; pero mi primer acercamiento con el ajedrez fue en un café donde jugaban adultos, yo iba y los miraba, se puede decir que aprendí viendo”, cuenta Sara, quien hoy forma parte de la Selección Antioquia Juvenil.

Después de un tiempo y de una larga lista de jugadores y en­trenadores que vieron en ella el potencial, Sara empezó a ser orientada por el entonces entrenador del equipo de ajedrez de Jericó, quien poco a poco le fue enseñando las técnicas, los movimientos y la concentración antes y durante una partida. Ella, además, cuenta con el apoyo de sus padres: “yo siempre quise ser deportista de alto rendimiento, y mis padres me han apoyado durante todo el proceso”, comenta esta joven, que tiene como planes seguir una carrera profesional enfocada en la computación científica.

Hoy, conforma el equipo antioqueño y su carrera ha ido dejando importantes frutos en múltiples categorías, logros entre los que se destacan el subcampeonato nacional en la categoría sub 12, realizado en Cali, y su participación como Selección Colombia en el suramericano de Chile, ambos en 2016; al igual que su participación en el Mundial Juvenil de Ajedrez disputado en Mumbai (India) y su presencia como Selección Colombia en las Olimpiadas Sub 16 de Ajedrez en la ciudad de Corum en Turquía, ambas competencias disputadas en 2019.

Como buena deportista en crecimiento, Sara entrena todos los días, aprovecha las herramientas virtuales para mejorar sus habilidades e, incluso, entrena sola, porque la frase del ciclista Rigoberto Urán: “un día que no me suba a la bicicleta es como empezar de cero” cobra mucho sentido cuando se es deportista a tiempo completo. “Esto es lo que me apasiona, es lo que me gusta, por eso lo hago con muchas ganas, eso es muy impor­tante”, resalta esta ajedrecista.

Por lo pronto, a futuro se visualiza alternando su disciplina deportiva con una carrera profesional, pues espera que a largo plazo ambos caminos se compaginen, con el único fin de no dejar atrás su verdadera pasión.

Sara Moncada, ajedrecista Jericoana, destacada a nivel nacional

 

Bertha Tobón, mujer jericoana.Actuamente trabaja en empresas publicas de Jericó EPJ

Consejo de Redacción AdP

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *.

Esto es un homenaje a nuestros orígenes, un homenaje a esa Aldea del Piedras que crearon nuestros mayores, un homenaje a su coraje, su dedicación, su esfuerzo, su tesón, y su condición de visionarios.

AldeadePiedras, 2021 © All Rights Reserved